tendencias
16-03-2020
Internacional

Las 10 tendencias en clave sustentable del 2020

Las 10 tendencias en clave sustentable del 2020

GreenBiz y Trucost profetizan los temas del año en la 13ª edición del informe State of Green Business: desde la evolución de los buques oceánicos para operar de manera más eficiente, hasta el crecimiento de la IA y los bots en la práctica del reporting.

GreenBiz lanzó una nueva edición de su clásico informe State of Green Business, desarrollado en colaboración con Trucost, parte de S&P Global. Como cada año, la primera mitad del reporte se dedica a los ámbitos y tecnologías que los expertos identifican como aquellos de mayor impacto a medida que las empresas abordan los principales desafíos y oportunidades ambientales y sociales de la actualidad. Además de las 10 tendencias, el informe evalúa el progreso corporativo -o la falta de él- en una amplia gama de temas, desde los impactos en la cadena de suministro y en el capital natural, hasta las emisiones de gases de efecto invernadero y la inversión en productos y modelos de negocios más ecológicos.

Así, en su 13ª edición, las diez tendencias seleccionadas reflejan el potencial de los negocios sostenibles: crear valor para toda la sociedad, equilibrando a las personas, las ganancias y el planeta. "Lo que nos da esperanza es que las empresas de todo el mundo se están moviendo más rápido que nunca para reducir el riesgo comercial que conllevan las amenazas al capital natural y al bienestar humano. De hecho, muchas se están moviendo mucho más rápido que sus líderes políticos para hacer los cambios necesarios en la forma en que usan los recursos de manera más eficiente y crean menos corrientes de desechos. Todavía hay mucho por hacer, por supuesto, pero el progreso es alentador", destacó Joel Makower, Presidente y Editor Ejecutivo de GreenBiz Group.

"Lo que nos da esperanza es que las empresas de todo el mundo se están moviendo más rápido que nunca para reducir el riesgo comercial que conllevan las amenazas al capital natural y al bienestar humano", destacó Joel Makower, Presidente y Editor Ejecutivo de GreenBiz Group.

Para ponernos en sintonía, repasamos junto a ustedes el Top 10 de temas clave a los que debemos estar atentos en este 2020.

1-El transporte de carga marítimo navega hacia la descarbonización
Después de décadas de evitar compromisos climáticos específicos, la industria marítima internacional busca reducir a la mitad su huella para 2050. Como responsable del 3% (porcentaje que va en aumento) de las emisiones globales anuales de gases de efecto invernadero, en 2018 inició este nuevo curso hacia la sostenibilidad, cuando la Organización Marítima Internacional (OMI), la agencia de las Naciones Unidas que establece políticas y estándares en todo el mundo, adoptó su primera estrategia de descarbonización.

"Desde que el explorador italiano Cristóbal Colón estableció el rumbo para El Nuevo Mundo en 1492, la flota naviera mundial nunca se enfrentó ante un desafío tan desconocido", destacó Heather Clancy, Directora Editorial de GreenBiz. Además de la directiva de IMO, los transportistas están siendo sacudidos por una creciente ola de acción, representada por la alianza Clean Cargo: un grupo de trabajo que incluye a grandes compañías de productos de consumo como Amazon, BMW, H&M Group, Heineken, IKEA y Levi Strauss, y a transportistas masivos como Mærsk, Crowley y Cosco, el transportista más grande de China.

2- Las empresas prefieren las soluciones basadas en la naturaleza
"En la búsqueda interminable para evitar los peores impactos del cambio climático, los expertos están recurriendo a una solución tan antigua como los árboles: los mismos árboles", apuntó Makower. Si bien la idea de usar las maravillas arbóreas para absorber gases de efecto invernadero no es nueva, recientemente, la plantación se ha posicionado en el centro de un conjunto más amplio de las llamadas "soluciones basadas en la naturaleza" que aprovechan el poder de los propios ecosistemas para mitigar los efectos de la crisis climática.

El potencial es significativo: hasta ahora, más de 350 empresas se han comprometido a ayudar a revertir la pérdida de la naturaleza y a restaurar los sistemas naturales vitales de los que depende la actividad económica. Así, por ejemplo, a través del AgWater Challenge, firmas como ADM, Diageo y Kellogg desarrollan compromisos cronometrados y medibles para reducir los impactos en el agua asociados con productos agrícolas clave; mientras que los miembros de act4nature, entre quienes se cuentan BASF, Bayer y Unilever, se comprometen a integrar la naturaleza (ambientes, animales, plantas, ecosistemas, interacciones y patrimonio genético) en sus estrategias y modelos comerciales. 

3- El transporte de última milla, más cerca de casa
Con el auge del comercio electrónico y la promesa de una entrega rápida en nuestro hogar, los gigantes de la entrega como UPS, FedEx y Amazon han visto aumentar sus emisiones de carbono. "El transporte de carga no solo es la fuente de emisiones de gases de efecto invernadero de más rápido crecimiento, sino que la carga de última milla es un contribuyente importante a la contaminación del aire local, a menudo en comunidades desfavorecidas", apuntó Katie Fehrenbacher, Escritora Sénior y Analista en Transporte de GreenBiz. Al tiempo que congestionan más las calles, provocan que los residentes de las metrópolis respiren más aire contaminado.

Frente a esta realidad, para este 2020 se proyecta un número creciente de compañías que optan por vehículos de entrega eléctricos, así como bicicletas y scooters de carga eléctrica. Combinado con el poder político de las urbes, las rutas de entrega empiezan a ser más limpias e inteligentes, con lo que se pueden reducir tanto las emisiones como el tránsito. Intentando predicar con el ejemplo entre los mayores jugadores corporativos, a fines del año pasado, Amazon anunció un plan para comprar 100.000 camionetas de reparto eléctricas, mientras que UPS ordenó 950 y FedEx planea agregar 1.000 adicionales.

4- Los mercados de carbono se ponen serios con la eliminación
La idea de que las empresas pueden reducir sus huellas de carbono pagando a otras organizaciones tiene alrededor de dos décadas. "Está claro que las reducciones de emisiones por sí solas no son suficientes: también necesitamos eliminar miles de millones de toneladas de gases de efecto invernadero de la atmósfera si queremos evitar los peores efectos del cambio climático", explicó Jim Giles, Analista de Carbono y Alimentos en GreenBiz. Así, para escalar el impacto, recientemente vienen tomando fuerza varias tendencias que intentan cambiar el juego, como el uso de nuevas tecnologías y un énfasis en eliminar el CO2 que ya se encuentra en la atmósfera. Esto se amplifica con la llegada de nuevos compradores, especialmente de la industria de la aviación.

Entre ellos, en 2019 Shell se comprometió a invertir USD 300 millones en proyectos forestales y otras soluciones basadas en la naturaleza durante los próximos tres años, en parte para compensar algunas de las emisiones producidas por el combustible de avión que vende en Gran Bretaña y los Países Bajos. Por su parte, British Airways y Air France se comprometieron a compensar el 100% de las emisiones de sus vuelos nacionales a partir de este año. Y el sector en su conjunto prometió limitar las emisiones de los vuelos internacionales a los niveles actuales.

5- La divulgación climática corporativa se vuelve física
Eventos como los incendios forestales y los terremotos recurrentes en California, los huracanes Harvey y Maria y el tifón Hagibis -el más grande que golpeó a Japón en 60 años-, han tenido costos humanos y económicos catastróficos. Ante los impactos, cada vez más gobiernos, reguladores e inversores han empezado a pedir a las empresas que divulguen sus riesgos climáticos, incluido el riesgo físico. "Los riesgos físicos se refieren a aquellos que surgen de eventos relacionados con el clima directamente, como daños a la propiedad, e indirectamente a través de eventos posteriores como la interrupción de las cadenas de suministro mundiales o la escasez de recursos", explicó Lauren Smart, Directora Gerente y Jefa Global de ESG Comercial en Trucost.

De este modo, a medida que aumenta la gravedad y la frecuencia de los riesgos físicos del cambio climático, se anticipa un número creciente de acciones legales contra las corporaciones y sus directores. Y esto no afecta solo a las empresas en los sectores obvios, como cadenas de valor agrícolas o de uso intensivo de recursos. En el mundo bancario, por ejemplo, se proyectan más acciones de calificación crediticia a medida que los bancos y las aseguradoras incorporan cada vez más los riesgos físicos en sus evaluaciones. En esta línea, aquellas empresas que no estén tomando las medidas adecuadas de mitigación de riesgos pueden encontrar que el acceso al capital y al seguro les resulta más difícil o más costoso, por no decir imposible.

6- El activismo de los empleados en sostenibilidad continúa
En septiembre del año pasado, más de 1.700 colaboradores de Amazon abandonaron su trabajo para unirse a la Marcha Mundial por el Clima. Fue una de las demostraciones más grandes del creciente poder de los empleados para persuadir a sus empleadores, responsables políticos y otros actores para que avancen más rápido en temas sociales y ambientales. Sus colegas en otras compañías demostraron un compromiso similar mediante asociaciones como Google Workers for Action on Climate o Microsoft Workers 4 Good.

"Todavía es temprano, y el activismo se limita en gran medida a las compañías tecnológicas hasta el momento, pero las acciones hasta la fecha pueden ser un indicador de lo que está por venir", opinó Deonna Anderson, Editora Asociada de GreenBiz. Los expertos destacan que el aumento actual de los empleados activistas refleja una tendencia que ha estado creciendo durante años y que parece estar llegando a su punto máximo a medida que los millennials aumentan su presencia en el lugar de trabajo. Con la creciente desconfianza de las instituciones gubernamentales, estas generaciones más jóvenes están usando sus voces para abogar por el cambio y exigir que sus empleadores también lo hagan.

7- Los edificios comerciales se vuelven totalmente eléctricos
Estamos en medio de un boom de la construcción. "Se proyecta que el espacio comercial crecerá en un 40.5 por ciento para 2050. Y una vez construidos, los edificios se quedan por un tiempo: aproximadamente la mitad de todos los edificios existentes se construyeron antes de 1980", remarcó Sarah Golden, Analista Sénior de Energía de Greenbiz. Responsables por el 40% de las emisiones, se  espera que la próxima generación edilicia sea la correcta. Eso significa que factores como la forma de construir, el tipo de energía que use la propiedad, su nivel de eficiencia o su diseño son fundamentales.

Entre las corporaciones, las del sector de la tecnología vuelven a contarse entre las pioneras. Así, los primeros usuarios más inteligentes que reconceptualizan cómo funcionan juntos los elementos de construcción, como sistemas como captación de agua de lluvia, techos verdes y calefacción y refrigeración pasivas. El año pasado, por ejemplo, Adobe dio inicio a su Torre Norte, que será el primer edificio de oficinas completamente eléctrico de Silicon Valley. Y el titán Google no se queda atrás, con su campus Mission Bay en San Francisco, que tendrá más de un millón de pies cuadrados, se calentará y enfriará con bombas de calor geotérmicas eléctricas y cuenta con paneles solares en forma de escamas. Pero en este tema, más difícil de lograr es la descarbonización del actual stock de edificios. Entre las numerosas barreras para las modificaciones se detectan falta de contratistas y arquitectos expertos, altos costos, falta de educación y conciencia y falta de datos de rendimiento.

8- La circularidad se vuelve medible
La idea de una economía circular está creciendo rápidamente y se ha vuelto un tema central en las salas de juntas de las principales compañías Fortune 500 y parlamentos de todo el mundo. "La circularidad requiere más que cerrar el ciclo de los materiales que fluyen a través de la economía. Invita a un cambio fundamental en los negocios habituales hacia la regeneración, la abundancia y las relaciones reinventadas con bienes, proveedores, clientes y entre sí. Las métricas formalizadas son un punto en la constelación de herramientas, mejores prácticas y puntos de prueba que nos ayudarán a llegar ahí", comentó Lauren Phipps, Directora de Economía Circular y Analista Sénior de Greenbiz.

En este sentido, cada vez más empresas están comenzando a utilizar marcos de circularidad como una herramienta interna para evaluar el alcance completo de los flujos de materiales en sus operaciones y para comprender el valor potencial de las estrategias y tácticas circulares. Entre estos, se destaca el marco de indicadores de transición circular CTI lanzado por el WBCSD, que ayuda a las corporaciones a evaluar si sus operaciones se alinean con sus ambiciones, desde el diseño y las adquisiciones hasta los nuevos modelos comerciales y la recuperación de recursos. Desarrollado en asociación con un grupo diverso de aproximadamente 25 compañías globales, incluidas Royal DSM, Philips, Suez y Whirlpool, CTI ofrece un enfoque basado en datos para sopesar los beneficios holísticos de las oportunidades circulares.

9- La diversidad de nutrientes va más allá de la carne de res sin carne
El mercado de proteínas alternativas se está fortaleciendo. Los últimos años han visto grandes auges en la biología sintética y la inversión en biotecnología, que han permitido la creación de más opciones de "carne falsa" que nunca antes. Grandes nombres se sumaron a la movida: por ejemplo, Nestlé presentó su hamburguesa vegana Awesome Burger; Unilever adquirió la startup basada en plantas, Vegetarian Butcher; mientras Cargill invirtió en carne cultivada a través de Aleph Farms y proteína de guisante a través de Puris.

"Esos productos, desde 'la carne de aire' hasta el queso vegano ya están encontrando una aceptación generalizada entre los consumidores. Ahora se están acercando al precio correcto. Puede que ahora sean 'alternativas', pero muy pronto serán simplemente 'proteínas'", aseguró Holly Secon, Editora Asociada de Greenbiz. El aumento del acceso a estas opciones promete aliviar el uso de la tierra que causa el cambio climático al tiempo que proporciona un acceso equitativo a las proteínas necesarias. Y a medida que el mercado se expande, hay dinero que ganar: se predice que el mercado de carne alternativa podría alcanzar los USD 140.000 millones en la próxima década al capturar una participación del 10% del mercado de carne de USD 1.4 billones.

10- Los bots están llegando (a rankings e informes)
Con más de 600 agencias de calificación ESG en todo el mundo, este tipo de data se ha convertido en un factor importante en la valoración de una empresa y su acceso al capital. Sin embargo, con tanta variedad, el desafío es que las divulgaciones corporativas actuales de ESG carecen de consistencia y estandarización. Frente a ello, los bots y la inteligencia artificial (IA) se están aprovechando para generar y evaluar esos datos, con lo que se amplía y profundiza la práctica del reporting.

"El aumento de la automatización está cambiando los informes de manera significativa. En el pasado, los ejecutivos de sostenibilidad se sentían presionados para mantener sus informes breves y dulces. Ahora las empresas están expandiendo la cantidad de datos que ofrecen", alentó John Davies, Vicepresidente y Analista Sénior de Greenbiz. Entre los avances, por ejemplo, Salesforce mejoró su plataforma de software CRM (gestión de relaciones con el cliente) para medir y rastrear el consumo de energía, las emisiones climáticas, la generación de desechos y los datos ambientales. El software CRM de la compañía ya está instalado en más de 150.000 clientes y tiene nada menos que 3.75 millones de suscriptores.

Accedé al informe completo

 

Últimas notas de Tendencias
© Copyright TRES MANDAMIENTOS 2012-2020 / RSS | info@tresmandamientos.com.ar