noticias
27-11-2018
Internacional

El futuro canciller de Brasil niega el cambio climático

El futuro canciller de Brasil niega el cambio climático

Con Ernesto Araújo en el cargo, hay dudas sobre el rol de Brasil en torno a la problemática ambiental. Aráujo la considera un complot marxista, a la vez que lamenta la "criminalización" de la carne roja, el petróleo y el sexo heterosexual.

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, nombró al diplomático Ernesto Araújo como ministro de Relaciones Exteriores. Alineado con la política ultraderechista de Bolsonaro, Araújo se convertirá en el canciller de la nación más grande de Sudamérica, representando a 200 millones de personas y al bosque más grande y con mayor biodiversidad de la Tierra, el Amazonas.

Pero diversos expertos de la negociación climática señalan que el nombramiento es una noticia triste para Brasil y el mundo, aunque esperan que el nuevo ministro sea más pragmático a la hora de representar a su país.

Y es que el actual jefe del Departamento de Estados Unidos y Canadá en Itamaraty considera que el cambio climático es parte de un complot de "marxistas culturales" para reprimir las economías occidentales y promover el crecimiento de China.

¿Un cambio de rumbo?
"Brasil ha jugado un rol significativo en el Acuerdo de París. Sería muy malo para la imagen del país si trae consigo su ideología", apuntó Carlos Rittl, Secretario Ejecutivo del Observatorio Climático de Brasil.

La nación vecina fue el escenario donde la comunidad internacional se juntó por primera vez en 1992 para discutir sobre las reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero. Desde ese entonces, sus diplomáticos jugaron un rol crucial en cerrar la brecha entre naciones desarrolladas y en vías de desarrollo, en especial durante la gesta del Acuerdo Climático en 2015.

Con la llegada del nuevo gobierno al poder en enero, el canciller que liderará ese trabajo es un hombre que alega que la ciencia climática es un simple dogma. En paralelo, sostiene que su meta es ayudar a Brasil y al mundo a liberarse a sí mismos de la ideología globalista que considera anticristiana.

Además apunta que el partido de centro-izquierda brasileño criminaliza el sexo y la reproducción, que el partido considera a todas las relaciones heterosexuales como violaciones y que el partido considera que cada bebé es un riesgo al planeta ya que incrementará las emisiones de carbono. También acusó al PT de criminalizar la carne roja, el petróleo, los aires acondicionados y las películas de Disney.

Una retórica compartida
La retórica incendiaria de Araújo va en sintonía con los dichos y las tomas de decisiones del presidente electo. Entre estas, Bolsonaro anunció que abrirá el Amazonas a los agricultores, mineros y compañías de construcción que apoyaron su campaña.

Como señal de esta misma línea, eligió como ministra de agricultura a la jefa del lobby agrícola, Tereza Cristina Dias. A Dias los conservacionistas la han apodado "La musa del veneno" debido a su entusiasta apoyo para relajar los controles de las agro-toxinas.

Los defensores del clima esperan que el poderoso lobby de los agronegocios se dé cuenta de que la lluvia para sus cultivos depende de un Amazonas saludable y un entorno global estable. Más del 80% de los municipios de Brasil han sufrido sequías en los últimos cinco años, lo que los científicos han relacionado con la deforestación.

Pero el panorama no resulta muy alentador. Las últimas cifras de deforestación mostraron un fuerte aumento durante la campaña electoral, lo que sugiere que las protecciones para la naturaleza y las tierras indígenas ya se están debilitando.

"Bolsonaro no es Trump. Brasil no es Estados Unidos. No tenemos las mismas cartas. Si Brasil se convierte en una paria en la agenda climática global, será extremadamente malo para nuestros negocios, especialmente para el agro. Cuando vayan a Europa a negociar un trato, las garantías climáticas estarán sobre la mesa", advirtió Rittl.

Últimas notas de Noticias
© Copyright TRES MANDAMIENTOS 2012-2018 / RSS | info@tresmandamientos.com.ar